Que hay en el fin del Mundo…

Hablar del Fin del Mundo…

Es en realidad hablar de un supuesto que esta en nuestra cabeza…

Nos damos cuenta de que cuando llegamos a los limites geográficos en realidad llegamos a los limites de lo que nuestra mente quiere que lleguemos. El ego y la sed de descubrir llevan a todo explorador a pisar estas tierras inmaculadas…

No seré yo la excepción en este caso ya que justamente la sed de explorar estas tierras indómitas y extravagantes son las que dieron pauta a esta misión que estaba pendiente ya hace 4 años…

De repente hay momentos en la vida en los que uno se detiene a observar lo afortunado que ha podido ser al encontrarse con una forma de vida que permite lo que más gusta, que permite el desarrollarse laboralmente en un ámbito que enriquece de principio a fin y que dentro del placer que implica esta también una gran responsabilidad de por medio, una inmediata, pero en lo profundo una más sutil que se menciona poco o se pasa de largo por no querer ofuscar o confundir las mentes… Me refiero a la misión de ayudar a generar en alguien una verdadera experiencia de viaje…

Y si nos enfrascamos con el termino “verdadera experiencia de viaje” vamos viendo que ya el simple hecho de hablar de “verdadera” de algo “verdadero” implica ya de por si, una gran complejidad.

Cuando nos referimos a este termino especifico lo que queremos mostrar en lo profundo es la posibilidad de generar en ese viajero algo que toque su corazón que puede ser desde algo muy “sencillo” como contemplar una flor o el atardecer hasta algo tan complejo como la serie de sensaciones que causa un impacto visual, sensual o auditivo que como torrente trae a la memoria cantidad de recuerdos… Estas y muchas posibilidades más son las que pueden ocurrir cuando uno esta siendo tocado por el viaje y se esta produciendo en nuestro interior algo que va más allá a lo que percibiríamos como común.

Para que esto ocurra por supuesto que se necesita de diversos factores que permitan el paso de esta energía, el flujo de esta energía, varios factores para generarla, motivarla y darle impulso y por supuesto el primer impedimento se encuentra en nuestra mente.

Nuestra mente por lo regular cuando salimos de viaje (y por ende de nuestro medio cotidiano), genera que se vuelva más reactiva y por lo tanto reaccione a cada estimulo que recibe de forma inmediata debido al sentido nato que yace en nuestro subconsciente de supervivencia. Por lo tanto ésta suele poder impedimentos a cualquier flujo natural que pueda tener una situación determinada o incluso bloquearlo antes de que ocurra. Esto sucede debido a que nuestra mente nos ha acostumbrado a optar siempre por la opción más cómoda y de menor esfuerzo (esto explica claramente la preferencia de los vacacionistas por las opciones convencionales de turismo sobre las que implican aventura, esfuerzo físico e incertidumbre) y por lo tanto procurará sacarnos del camino cuando nos llama una opción poco convencional.

Para romper con este paradigma claro que en primera instancia se necesita un poco de voluntad, debido a que el viaje en la mayoría de los casos es algo que se realiza por placer, pocos viajeros optan por las opciones que les dejen de generar hedonismo en primera instancia.

Este cuento de alguna forma esta ya conocido en todo el medio turístico y por lo tanto suele ser engorroso tratarlo cuando apasionados del viaje lo sacan a tema.

En mí caso particular quiero compartirles el por que nuestra popa viaja hacia esa dirección.

Hace ya más de 12 años, comenzamos a ser conscientes de como el viaje podía influir en nuestras vidas e incluso cambiarlas, no solo de un giro de 180 grados si no incluso, uno de 360 grados, necesariamente en espiral.

A que nos referimos con esto, a que dentro de un viaje, en el cual dejas que la mente se relaje por unos instantes y comienzas a fluir con los momentos que este implica se rompe un candado (que mantiene cerrado la mente) y se abre una puerta que inmediatamente deja salir a volar las mariposas para flotar tiernamente y perderse en el horizonte al tintineo del crepúsculo… así de lírica puede ser la experiencia…

Y es que temeríamos a equivocarnos (y aquí me refiero a muchos que hemos vivido la experiencia directamente) si es que no hubiésemos visto este fenómeno ocurrir desde el inicio de los viajes, al menos de los que para mi implicaron el comienzo de este ciclo de pertenecer de forma activa a ¡El viaje de los viajes!

Estas experiencias que día a día durante el viaje se manifestaban en viajeros, en compañeros, en amigos y en uno mismo, eran y son precisamente los ingredientes secretos que generaban la magia, los “polvos mágicos” que a día de hoy siguen generando, si se lleva el desarrollo del viaje de forma adecuada.

Así que terminando la reflexión que genera el pisar las tierras sagradas de la parte más Austral de la tierra nos damos cuenta que el llegar a este “FIN” que en realidad es solo una referencia categórica, es en realidad el “INICIO” de un nuevo comienzo, de una nueva perspectiva, de un nuevo viaje…

Así lo vi reflejado en cada uno de los viajeros con los que compartí momentos inolvidables en el hostal Yakush, y lo vi reflejado en mi, cuando me percate que el llegar a ese punto geográfico en realidad es el trampolín para salir catapultado hacia las demás latitudes del mundo.

En hora buena por todos los viajeros que buscan el “INICIO” en el “FIN” estas palabras son especialmente dedicadas a ustedes.

Grande Ushuaia, grande su naturaleza, grande sus viajeros, grande hostal Yakush, grande el viaje…

El Amor en tiempos de Covid

Si bien es cierto que la cuarentena está afectando a las personas de una forma extraordinaria, tal vez los impactos más fuertes los veamos a en las relaciones amorosas.

Ya se que tu pareja viva contigo y puedas estar con ella durante la contingencia, o no se puedan ver por lo mismo, “las relaciones atravesarán grandes pruebas”, está sentencia parecen palabras salidas de la boca de un gran profeta.

Es muy común ya en nuestra sociedades que duermas con una persona que realmente no conoces o que simplemente están juntos por conveniencia.

El auto-aislamiento en nuestros mundos virtuales ha causado que nos encapsulamos hasta de nuestros propias sensaciones, sentimientos y pensamientos más profundos.

Si comenzamos a “sentir” cualquier tipo de emoción sobre todo desagradable es muy fácil evadirnos y distraernos con cualquiera de los veinte mil ochocientos cuarenta y tres estímulos existentes a nuestro alrededor y en nuestros “Esmarfons” nos perdemos en un laberinto oscuro de información y distracción que han generado las redes.

¿Pero que está ocurriendo justamente en este tiempo de encierro?

-La respuesta directa sería que, de una u otra forma, comienza a manifestarse nuestra verdadera persona y las de los que nos rodean.

Este fenómeno es algo muy común que cualquier tipo de encierro denota. Monjes de diferentes culturas y religiones han usado extensamente el encierro como una forma efectiva de conocerse a “sí mismos” y confrontarse con sus miedos, con todo lo que yace profundamente en el subconsciente y sobre todo con toda la parafernalia que ha creado el ego alrededor de nosotros.

De esta forma, al comenzar a generarse esta catarsis interna que en este caso, (nuestro caso de confinamiento) no es voluntario, comenzamos a observar fenómenos nuestros o de nuestra pareja que jamás imaginamos podrían manifestarse.

Para algunos “me atrevo a decir que serán los menos” habrá gratas sorpresas donde se descubrirán uno al otro y habrá la oportunidad de compartir cosas que marcarán por siempre sus vidas con el sello de un tiempo maravilloso.

Para algunos otros, se manifestarán grandes pruebas donde las circunstancias (como en cualquier crisis de magnitudes extraordinarias) mostraran la verdad de quien se és realmente y catapultará sobre nuestras caras (internamente) nuestros defectos y carencias. Y sobre el otro la realidad sobre la cual está construida verdaderamente la relación.

Por lo tanto los invito a reflexionar de manera objetiva sobre sus relaciones de pareja y analizar las bases sobre la cual está construida ésta.

Ojalá sea sobre bases de verdadero amor, ese amor compartido, comprensivo, incluyente y al servicio del otro que no espera nada a cambio, ese que sin duda será el que mostrará nuestro lado humano más sensible y condescendiente con nosotros mismos y nuestra pareja, ante tiempos de crisis como los que estamos viviendo…

Cerrando este texto, brindo con la frase favorita de mi clan en tiempos del Tri Sol del Mai Mai, parafraseando a mi estimado amigo y escritor Charrosky.

“Por el amor!

… Qué es lo único verdadero”

Gracias a Stephanie León por la ilustración.

Viajeros: Somos el cambio

El cambio es la ley constante de la vida y el universo, a diario vemos las manifestaciones en todos los niveles, desde nuestro cuerpo, interna y externamente se manifiestan los cambios. No somos los mismos a diario, y así ocurre con el mundo, los cambios parecen ser la cotidianeidad a la que más nos resistimos…

Dicho esto, después de andar y andar reflexiono sobre frases y sentencias de José Vasconcelos, ideas plasmadas en el tratado de la Raza Cósmica, que independientemente del gusto o controversialidad por lo ahí expuesto, a quienes lo leemos detenidamente, pausadamente, respirando sus palabras (hablo por muchos viajeros) nos inspira una sensación de que en el “cambio está el cambio”…

La asimilación del cambio es algo a lo que tajantemente te tienes que enfrentar al vivir el viaje, al sumergirte en una aventura, experiencia, etiqueta que se le quiera poner, al hecho de salir de su zona de confort y surcar el mundo…

Habiendo entonces enfrentado este encuentro donde la constante es el aprendizaje y la comprensión de una milésima más de realidad, asimilamos que: SI SOMOS CONSCIENTES AL CAMBIO Y DESDE AHÍ ACTUAMOS, YA ESTAMOS REALIZANDO EL CAMBIO MISMO…

Es como saber las condiciones iniciales de un problema y entonces actuar con base a ello. Como sabemos, esas condiciones son “Iniciales” y por lo tanto están sujetas a cambio durante el tiempo que dure el proceso que está ocurriendo, por lo tanto tenemos que estar conscientes de que tal vez, el resultado que imaginamos ocurriría podría ser diferente.

Así opera la realidad la mayoría de las veces y cuando actuamos con base a esto nos volvemos más felices por que entonces aceptamos de primera instancia que lo que viene “Va a cambiar”.

Por lo tanto invito a que no perdamos nunca de vista esta reflexión, cuando viajamos la podemos respirar paso a paso, hay que esforzarnos por integrarla a nuestra vida cotidiana y así asimilar el cambio como lo normal en la vida, si lo hacemos viajaremos más ligeros por este hermoso camino llamado vida…

Actuando conscientemente en relación al cambio, las puertas de la sabiduría se abrirán ante nosotros…

Buen camino viajeros, que los cambios en todo momento los lleven a buen puerto…

Karina 88

Momentos sublimes que te regala la vida, en medio del caos entre un sabor de boca amargo, partiendo como un rayo de luz solar la oscuridad…

Y ahí estaban tus ojos…

Ahí estaba tu sonrisa creando ese infinito abismo en mi estomago pausando espacio y tiempo…

En el momento en que te mire sentí como se fragmentaba en arco iris la luz de tu interior, no se si solo fue una sensación pero en ese momento me quede perplejo.

Tu sencilles y la amabilidad con la que me trataste terminaron de embelesarme en un sentimiento tan cálido y familiar que no había sentido hace mucho tiempo…

¿Tendrá o no algún sentido nuestro encuentro fugaz?

Nunca pensé perderme tan profundamente en tus ojos…

El arte de viajar…

El viaje no solamente es un momento en el cual tenemos la oportunidad de salir de nuestro entorno cotidiano y otras realidades, es también el momento en el que tenemos la oportunidad de enfrentarnos a partes de nosotros que a veces no hemos explorado. Al enfrentarnos a situaciones desconocidas, al probar sabores ajenos a nuestra gastronomía común y al conocer personas de otras culturas, necesariamente nos manifestamos de una forma diferente a la que normalmente ocurre. ¿Más abiertos y dispuestos al intercambio? O más cerrados ante lo desconocido… Esto seguramente vendrá determinado por nuestra experiencia viajando, conforme nos vamos sumergiendo más en nuevos mundos, en nuevos universos, más somos cómplices de la realidad tal cual se nos manifiesta y logramos aceptarla de una forma más integral…

Así con el tiempo llegamos a la dominación del Arte de viajar que es mucho más, que simplemente salir de paseo…

Déjate sorprender!


Hay veces que después de estar varios días fuera de nuestro entorno en un viaje podemos perder el espíritu de sorpresa o curiosidad, debido a que cierto lugar, cierto paisaje o cierta experiencia la hemos vivido ya previamente… Esta particularidad puede ocasionar que dejemos que el viaje nos siga sorprendiendo…Cuando logramos vivir el viaje de una forma más integral ocurre que aparecen siempre cosas nuevas, vistas nuevas, experiencias nuevas que jamás imaginamos vivir…

Esta sustancia, este anhelo por experimentar el mismo nivel de calidad de momentos nos lleva a forjarnos como viajeros y romper la crisálida, la coraza de turista, logrando así que el viaje fluya y nos vaya mostrando todo el contenido que el universo tenía preparado para nosotros…

No dejes de viajar, no dejes de sorprenderte!

Date la oportunidad de repetir la experiencia, de repetir un lugar que pensabas que nada más tenía por ofrecerte y si lo abordas de forma respetuosa y agradeciendo la oportunidad de volverlo a vivir te encontrarás con momentos sorprendentes, inimaginables…

Déjate sorprender!

Si alguien se pregunta por que me aparte de la Ingeniería profesionalmente…

Hace mucho tiempo, muchos ayeres cuando éramos escolapios, secundarios, mentes en formación, constructores de la ilusión por un futuro adulto… 
En ese momento en el que debatíamos entre aceptar las ideas de la sociedad, de la escuela, del estado y de tus padres, para nuestra fortuna, para la de nuestra generación o al menos para la mía es que (estaban) y salieron a la luz grupos como Cafe Tacuva y Molotov que hicieran un levantamiento de voz no solo a la acción del estado si no también a nuestra acción como sociedad y como humanos. Consecuencia de esto fue escuchar de inicio a fin, infinita cantidad de veces discos como el «Re» de Cafe Tacuva uno de los discos más representativos de mi generación y posiblemente de todo una década… Ahí, una canción en particular marcó terminantemente mi vida… En ese momento no sabia que terminaría en la Facultad de Ingeniería de la UNAM ni tampoco que me titularía como Ingeniero Eléctrico Electrónico, lo cual, si a mucho orgullo por mi Alma Mater, la misma me llevo a concluir los estudios y abandonar la profesión, esto se venía anunciando desde la digestión (o indigestión) de la canción Trópico de Cancer, donde se critica fuertemente a la industria eléctrica y petrolera de nuestro país que ha pasado encima de tantas comunidades y sitios naturales por una «Civilización» y «Modernización» donde los «Indios» han de adaptarse a un mundo «Mejor» todo esto, al ser solo suposición al escuchar la canción de adolescente, sin intención de criticar ni «enjuiciar» al estado fui comprobado desde adentro, desde la formación y la aplicación de la Ingeniería donde el principal objetivo es generar un «Progreso por la Humanidad». Al comprobar que este supuesto progreso es el que esta llevando a la humanidad a la ruina, a la desvalorización de los espacios sin cemento, a la no inclusión de los derechos de las comunidades autóctonas y a la nula contemplación del futuro real de la Humanidad, decidí, simplemente, salir del sistema Ingenieril, donde mis compañeros de carrera por seguro realizaran lo que me correspondería como profesionista… Seguramente ni me toma en cuenta, ni me extraña el sistema. Claro que necesitamos y necesito yo de toda esa infraestructura para surcar los diferentes caminos para conocer tales maravillas, pero creo que hay muchos más que pueden dedicarse a su correcta implementación, así que continuare, mientras se me permita, mostrando México y rincones del mundo a quien me guste acompañar en cada aventura, esperando que algún día tenga oportunidad de guiar y mostrar a mis compañeros Ingenieros y demás profesionistas las maravillas y los enormes aprendizajes que uno colecta al viajar, para que así en sus profesiones puedan aplicar un criterio más inclusivo, más humano y con una mayor sensibilidad por el gran planeta que tenemos y que es nuestra responsabilidad cuidar mientras sigamos vivos.

Gracias a mi Padre por heredarme el gen Viajero y por formarme como Ingeniero para intentar construir una síntesis de lo mejor de ambas profesiones. 

Y gracias a mi amigo «El Chino» (Memo) por llevarme al camino del viaje que ahora seguimos surcando…

El agradecimiento a la Ingeniería es infinito y estará siempre presente por que sin surcar ese camino, no estaría haciendo lo que hago ahora…

!El viaje de los viajes¡

Camino de Torotoro, Bolivia.

21/Agosto/2017

Hielos de Chucura

Hielos de Chucura


Estáticas formaciones de agua que congelan la mirada… Flujo natural de agua que viene de las montañas y antes de ser flujo el instante se paraliza…

A la orilla de la carretera como guardando el registro de cada viajero, acuñando en cada molécula su nombre con el sol…

Blanquecina barba de cabellos lizos y brillantes…

Así posan para nosotros detenidas en el tiempo… Las Cascadas Petrificadas…