!El viaje de los viajes¡ Capítulo 1.0: Chiapas. (Introducción e inicio…)

Introducción…

La vida está llena de misterios, de insondable enigmas y más aún cuando empiezas a indagar en lo desconocido, en lo que se sale del patrón habitual de lo cotidiano.

Así se estructuró esta historia desde sus inicios la cual no ha terminado aún y continúa, hasta cuando, no se sabe y cuál será el final, tampoco. El futuro es incierto y no sabemos aún que más aventuras nos esperan… es por eso que las historias con final inconcluso nos deleitan… Ya lo había escrito mi hermana, plasmado como «La Deriva».

Sin darme cuenta había estado ya inmerso en «La Deriva» años atrás, cuando era adolescente, o incluso desde mucho antes de que me acuerde… Tal vez fue el efecto resultante del temblor…

Sin continuar con indagaciones previas me ocupo en plasmar como inicio !El viaje de los viajes¡ de forma consciente (eso parece), donde tuvo su origen y cuál fue el inicio de su desarrollo.

El inicio…

Una llamada, un momento en la facultad, una invitación reiterada…

Así pensando no sólo en mi, si no, en la persona que tenía atrapado mi corazón y que me animó a concretar ese viaje, caminó conmigo hasta concluir este primer capítulo, como es que se esperaba, o no. No fue de la mano, si no, muy lejos las nuestras…

Un autobús color blanco lo recuerdo, blanco con la base del chasis plateado. El bólido que nos transportaría era un DINA, autobuses que aún siguen en circulación y los cuales fueron hechos para perdurar hasta la posteridad.

La historia comenzó a construirse en metro Zapata donde abordamos con el nervio a flor de piel, aunque también con la tristeza y sabor de boca de lo que no iba a ser.

Desde el inicio mi protagonismo se manifesto, escudado en la presencia arrolladora de mi compañero, mi amigo, que me daba ya un papel en el viaje aunque no era yo coordinador.

Fuero más de 14 horas hasta Palenque pero aún así con el candor de las chelas de ida el trayecto fue ligero y expectante por el nuevo mundo que se abriría a nuestros pies. Mundo que aún no me era familiar ya que mis climas dominantes habían sido boscosos y fríos.

Al fin llegamos a Palenque y aunque el calor no me era ajeno a mi, por conocer de sobra la humedad humeante de Veracruz, es cierto que la presencia imponente de la selva de la cual no era consciente en ese momento me sumergió de inmediato en una catarsis interna que tiempo después, tal vez mucho tiempo después cuenta me di, de que era a la cual llegábamos a agradecer cada ocasión que teníamos la oportunidad de visitar el sureste mexicano.

Los salbutes y el pozol, fórmula mágica en aquellos ayeres para curar la resaca y desvelada nos daban energía para iniciar el recorrido del primer coloso Maya en mi haber: La tierra de Kinich Hanab Pakal, príncipe entre príncipes, rey entre reyes, que abandonó este mundo bajo forma sutil y logró llegar al otro intacto… Según las posibles leyendas de los guías o historiadores aventurados.

La caminata inicio en el templo de la calavera, siguiendo al grupo, siguiendo yo al desencantado amor que entré escalinata y escalinata se movía, pasando por el templo de la Reina Roja, el templo de las inscripciones, el Palacio, contemplando el mirador y las estelas con prisioneros en ellas. Así en esa danza húmeda, soleada y sudorosa segui paso a paso a la mujer de ojos claros que entre mis brazos no llegaría a estar, historia que más que desconsoladora fue el parteaguas para una serie de sucesos afortunados que continuarían sin percatarme de cómo…

Llegamos al conjunto de las cruces, sitio que después nos diéramos cuenta era el que nos esperaba siempre a cada visita y el cual nos refugiaba del arrollador calor.

El templo de la Cruz Foliada en el cual fuimos a dormitar finalmente cuando logramos despegarnos del grupo como estampas en álbum equivocado nos recibió con una ligereza donde la briza y la humedad nos refrescaba por algunos momentos, algunos centígrados.

Sin pensarlo aquí nos desparramamos un periodo de tiempo que perdió el sentido cronológico de avance en nuestra historia temporal.

Es cierto que a veces esos momentos suspendidos en el instante abren puertas, portales…

Así nuestro transcurrir en en ese lugar que se volvió emblemático y donde ahora cada coordinador serio ha de canonizarse…

ChiapasVerano0305Los protagonistas de esta entrega que aparecen en esta foto en la comida que tuvimos en el mercado de Palenque (Capitulo 1.1, esperenlo…). No recuerdo el nombre de nuestra compañera Cubana, Jazmín, Karolina (La Alemana), Nancy, El Zopi, El World Famous Ajax, Indira, Jaime y su servidor Marinerus…

Un comentario en “!El viaje de los viajes¡ Capítulo 1.0: Chiapas. (Introducción e inicio…)”

  1. me encanta tu manera de redactar tu historia realmente me hace imaginar cada momento y volAr hacia esos enigmáticos lugares que describes con tanto detalle. Que padre que lo que haces te llene tanto felicidades y a seguir viajando, por allá nos vemos !! y sigamos en la única celebración que no puede terminar (la vida). Richard Bach escribió en su libro Juan Salvador Gabiota. «No hay límites Juan? NO Su carrera hacia el aprendizaje, había comenzado». Deberías escribir un libro. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s