Sierra de Órganos,  Zacatecas

El viento revolotea mientras el águila trompetea, recibiendo a nuestro grupo que inicia su viaje, su aventura. 

  La llegada a la Parque nacional se realiza en una desviación en el poblado de San Francisco de Órganos, de recorrimos unos kilómetros más para llegar a la entrada del parque donde encontramos a nuestro guía Alberto. Ha trabajado muchos años en el parque y conoce a detalles todos los rincones de la misma. 

  Esta reserva que desgraciadamente está olvidada es de singular belleza y es escenario perfecto para comenzar nuestro viaje a través de las Barrancas del Cobre.   

  Conforme vamos avanzando la magnitud de las formaciones rocosas se va volviendo magistral. Paredes totalmente verticales, formaciones que parece flotan en el aire y diversas imágenes en la pared que generan miles de formas que se pueden relacionar con animales, objetos e incluso personajes de ciencia ficción. 

Todo esto se va conociendo en un recorrido que va surcando un sendero bien delineado y el cual es ligero para caminar. Entre las formaciones más espectaculares que se encuentran en la reserva está el campanario, los tres monjes que es pieza emblemática y la cabeza de E.T. Todas estas figuras inmersas en un bosque de coníferas donde incluso hay árboles de piñón.  Terminando este recorrido en un mirador nos disponemos a una caminata más intensa donde subiremos una cuesta para llegar a una ventana donde se tiene un paisaje hacia 2 puntos.

  Aquí el aire corre de una forma refrescante y nos invita a cerrar los ojos y sentir que flotamos. En la sobra de las piedras y los pinos.  

  

Continuando la caminata sobre la ladera de varias formaciones rocosas llegamos a la entrada de cueva del Toro grieta que se forma entre dos macizos de roca y por la cual se eleva la adrenalina al pasar.  

  Hay que escalar un par de metros y luego continuar con cuidado entre varias piedras para llegar a una parte elevada donde posteriormente continuas hacia abajo teniéndote que agachar un poco para librar el techo de piedra. 

  Saliendo de la cueva hay que subir nuevamente por una pequeña ladera para salir finalmente de todo el complejo de la cueva.  

 Momento emocionante por que logras tener una vista panorámica del valle que esta afuera de la reserva. Al continuar con nuestra caminata encontramos una ladera que está a 45 grados aproximadamente de inclinación y en la cual hay que subir casi trepando.Después de superar este reto llegamos al fin a lo alto de la sierra desde donde podemos contemplar toda la inmensidad de esta magnífica cadena montañosa que estrictamente hablando nos da la impresión de ser barrancas por su verticalidad. 
Contemplamos las nubes inmóviles y las rocas que se sostienen en el aire casi flotando…  La bajada mucho más tranquila nos atraviesa por una puerta de piedra como las encontradas en diversos lugares.  

 Los pinos que adornan la última parte de la bajada nos dan la despedida dejándonos un sabor de infinito en la boca…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s