La magia de la contemplación

  
La contemplación es uno de los mayores deleites de un viajero, hay veces que todo el trabajo que implica el llegar a un sitio y lo tortuoso que se pueda volver el camino es únicamente para contemplar. 

Ya sea el atardecer o el amanecer, ya sea a la orilla del mar, el paisaje que se puede mostrar ante nosotros en el horizonte puede ser una experiencia que simplemente y a veces por pequeños instantes nos transporté a otra realidad, a una percepción que exalta los sentidos. 

Esto se vuelve en algunos de nosotros un vicio si no es que en la mayoría de nosotros y conforme vamos colectando momentos nos damos cuenta que ese común interés nos conecta. 

No tengo duda de que definitivamente causé algo en el cerebro, incluso universidades e investigadores prestigiosos se van dando cuenta que causa efectos serios en la química del cerebro y por lo tanto del cuerpo, acciones benéficas para la salud. 

Esto se ve muy claro cuando consideramos que la contemplación en sí es una forma de meditación porque reune las características de apartarse del bullicio, mantener silenció aunque sea por unos pequeños momentos, sentarse y consciente o inconscientemente conectar con el horizonte. Esta experiencia si se repite con el tiempo va generando una sensación de tranquilidad y con el tiempo paz en el alma. Te invito a probar esta experiencia que te dejará sin aliento! 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s