Si alguien se pregunta por que me aparte de la Ingeniería profesionalmente…

Hace mucho tiempo, muchos ayeres cuando éramos escolapios, secundarios, mentes en formación, constructores de la ilusión por un futuro adulto… 
En ese momento en el que debatíamos entre aceptar las ideas de la sociedad, de la escuela, del estado y de tus padres, para nuestra fortuna, para la de nuestra generación o al menos para la mía es que (estaban) y salieron a la luz grupos como Cafe Tacuva y Molotov que hicieran un levantamiento de voz no solo a la acción del estado si no también a nuestra acción como sociedad y como humanos. Consecuencia de esto fue escuchar de inicio a fin, infinita cantidad de veces discos como el «Re» de Cafe Tacuva uno de los discos más representativos de mi generación y posiblemente de todo una década… Ahí, una canción en particular marcó terminantemente mi vida… En ese momento no sabia que terminaría en la Facultad de Ingeniería de la UNAM ni tampoco que me titularía como Ingeniero Eléctrico Electrónico, lo cual, si a mucho orgullo por mi Alma Mater, la misma me llevo a concluir los estudios y abandonar la profesión, esto se venía anunciando desde la digestión (o indigestión) de la canción Trópico de Cancer, donde se critica fuertemente a la industria eléctrica y petrolera de nuestro país que ha pasado encima de tantas comunidades y sitios naturales por una «Civilización» y «Modernización» donde los «Indios» han de adaptarse a un mundo «Mejor» todo esto, al ser solo suposición al escuchar la canción de adolescente, sin intención de criticar ni «enjuiciar» al estado fui comprobado desde adentro, desde la formación y la aplicación de la Ingeniería donde el principal objetivo es generar un «Progreso por la Humanidad». Al comprobar que este supuesto progreso es el que esta llevando a la humanidad a la ruina, a la desvalorización de los espacios sin cemento, a la no inclusión de los derechos de las comunidades autóctonas y a la nula contemplación del futuro real de la Humanidad, decidí, simplemente, salir del sistema Ingenieril, donde mis compañeros de carrera por seguro realizaran lo que me correspondería como profesionista… Seguramente ni me toma en cuenta, ni me extraña el sistema. Claro que necesitamos y necesito yo de toda esa infraestructura para surcar los diferentes caminos para conocer tales maravillas, pero creo que hay muchos más que pueden dedicarse a su correcta implementación, así que continuare, mientras se me permita, mostrando México y rincones del mundo a quien me guste acompañar en cada aventura, esperando que algún día tenga oportunidad de guiar y mostrar a mis compañeros Ingenieros y demás profesionistas las maravillas y los enormes aprendizajes que uno colecta al viajar, para que así en sus profesiones puedan aplicar un criterio más inclusivo, más humano y con una mayor sensibilidad por el gran planeta que tenemos y que es nuestra responsabilidad cuidar mientras sigamos vivos.

Gracias a mi Padre por heredarme el gen Viajero y por formarme como Ingeniero para intentar construir una síntesis de lo mejor de ambas profesiones. 

Y gracias a mi amigo «El Chino» (Memo) por llevarme al camino del viaje que ahora seguimos surcando…

El agradecimiento a la Ingeniería es infinito y estará siempre presente por que sin surcar ese camino, no estaría haciendo lo que hago ahora…

!El viaje de los viajes¡

Camino de Torotoro, Bolivia.

21/Agosto/2017

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s